martes, 30 de enero de 2018

Los Jedi en el borde del precipicio

Queremos compartir con vosotros esta magnífica entrevista que Santiago Sevilla Vallejo ha hecho a nuestro autor Eduardo Martínez Rico, ¡que ningún fan de Star Wars se la pierda!

Os recordamos que podéis adquirir en libro en papel de "La Guerra de las Galaxias: El mito renovado" en nuestra web o bien el ebook en Amazon.



Aquí os la dejamos íntegra:

Los Jedi en el borde del precipicio
(Entrevista a Eduardo Martínez Rico)



Por Santiago Sevilla Vallejo


En estos días en los que el fervor La guerra de las galaxias por la brillante nueva entrega de Star wars nos inunda como si la lucha entre la Primera Orden y los rebeldes fuera casi real, he tenido la suerte de entrevistar a Eduardo Martínez Rico, doctor en Filología Hispánica, autor de numerosos libros y ensayos y codirector de Avuelapluma.com. Ha reeditado recientemente su libro La guerra de las galaxias. El mito renovado (Alberto Santos Editor) con motivo de los 40 años de la saga. Y el siguiente reto era pedirle sus primeras impresiones sobre Los últimos Jedi, una película que, en una trepidante trama, nos rebela muchos aspectos de los personajes y sus relaciones y nos abre a nuevos enigmas sobre el futuro de la libertad en la galaxia. Después de pensarme complicadas preguntas, Eduardo me ha respondido con la mayor sencillez y claridad a todas ellas.

1. ¿Qué crees que representa que, después de que en el episodio VI los Jedi acabaran con el Emperador, esta trilogía presente a la Primera Orden, una nueva organización que se ha hecho con el poder, frente a unos rebeldes que parece que han retrocedido de nuevo a la clandestinidad? 

-Representa un paralelismo con el pasado de la saga y un ejemplo más de la constante lucha entre el bien y el mal que desarrolla La guerra de las galaxias. En los episodios I, II y III el régimen imperante era la República, aunque ya se mostraba una transición hacia el Imperio, transición que de hecho culmina en el Episodio III. En los Episodios IV, V y VI, es decir, los que realizó Lucas –como director o como productor- en las décadas 70 y 80, se produce la lucha entre el Imperio y los rebeldes, lo que queda de la antigua República, hasta destruir el Imperio (Episodio VI, El retorno del jedi).

En esta nueva trilogía parece que se nos está contando una parte más del mismo proceso, algo cíclico. De momento la Resistencia está avanzando mucho respecto a la Primera Orden –antiguo Impero galáctico-. En el fondo los sistemas políticos se muestran como manifestaciones de esa relación de pugna entre los Sith y los Jedi, entre el mal y el bien, unos luchando contra otros en pos de su propio equilibrio. Heráclito decía, y lo cita Campbell en El héroe de las mil caras, que el equilibrio nace de la discordia.

2. En Los últimos Jedi, la esperanza es muy escasa, especialmente cuando Rey llega al planeta oculto Ahch-To y, en lugar de encontrar a un fuerte y luchador Luke Skywalker, llega hasta un hombre destrozado que no quiere pelear. ¿Por qué actúa este personaje de este modo? ¿Cómo interpretas los hechos que le han hecho cambiar tan radicalmente?

-Luke está muy cansado, también indignado, enfadado, extremadamente, y la explicación nos las ofrecen las propias películas. Se siente fracasado porque había adiestrado a su propio sobrino Ben Solo en los senderos de la Fuerza y éste se había pasado al Lado Oscuro. Además, por lo que sabemos, Ben Solo debía de ser la gran esperanza para la paz, para la República, para la armonía de la Fuerza, aparte del futuro de los Jedi.
Rey es una incógnita, aparece en Jakku, un planeta apartado, desértico, del estilo de Tatooine; no sabemos apenas de ella. Ni siquiera conocemos con firmeza sus orígenes: ¿debemos creer a Kylo Ren cuando se los desvela?, ¿es en verdad hija de unos chatarreros de Jakku? Lo que sí sabemos es que Luke es el único superviviente de los Jedi, y que se siente fracasado, como digo, con su sobrino Ben. Es muy propio de los Jedi el retirarse del mundo y dedicarse a la meditación, por así decirlo, en sitios muy apartados: Yoda en Dagobah, Obi Wan en Tatooine.
El papel de Luke en el episodio VIII, y también en el VII, o su función, me recuerda mucho a la de Obi Wann en el episodio IV, con diferencias, por supuesto. “Eres nuestra única esperanza”, le decía Leia a Obi Wann en su mensaje transmitido por R2. Ahora la última esperanza es Luke, última hasta que adiestre a Rey, que por cierto, como todos sabemos, revela con suma facilidad su extrema sensibilidad de la Fuerza.
Lo cierto es que el desarrollo de la acción de los Jedi –Anakin, Luke o Rey, por lo que se puede presagiar- acaba influyendo decisivamente en la lucha política entre la República y el Imperio, o la Primera Orden y la República. En el fondo toda la saga cuenta la misma historia con distintos personajes y distintos escenarios, y todos están interrelacionados, los personajes a menudo con lazos de familia. Ya dijo Lucas que la saga era una saga familiar.

3. Después de esta última película, conocemos un poco más a Kylo Ren. ¿Cómo describirías el conflicto de identidades que tiene lugar dentro de él? ¿Cómo crees que evolucionará en la siguiente película?

-Difícil de saber es, como diría el maestro Yoda. Si se sigue el esquema clásico de las películas anteriores, y tomando como modelo a su abuelo Darth Vader, Kylo Ren se redimiría y retornaría al bien. Pero precisamente por ser esto lo más esperable supongo que no será lo que ideen los guionistas y realizadores del Episodio IX. O tal vez sí. Es muy importante el origen de Rey y saber si tal vez tiene algún parentesco con Kylo Ren, lo que también entraría dentro del esquema clásico de la saga. En fin, que la relación de Rey con el propio Kylo Ren y con los otros personajes principales es fundamental, pienso yo, para intuir el desenlace de esta trilogía. De todos modos me parece muy arriesgado avanzar nada, porque, citando de nuevo al maestro Yoda, y esta vez de verdad, “el futuro en movimiento está”. (Espero no haber confundido la cita).

4. La desconfianza de Luke Skywalker hacia Ben Solo recuerda a la desconfianza de Obi Wan Kenobi acerca de Anakin Skywalker. En ambos casos, ven a un joven poderoso, pero cuyas pasiones pueden resultar peligrosas ¿Qué refleja este conflicto?

-Obi Wan estaba muy orgulloso de la trayectoria de su pupilo, de su padawan, Anakin, aunque era muy consciente de su difícil carácter. De Luke sabemos, por el episodio VIII, que se siente fracasado con su propio pupilo Ben Solo. También Obi Wan se sentía fracasado con Anakin: “Tú eras el elegido”, le grita en medio de la lava en la lucha final del Episodio III. El conflicto vuelve a ser el del bien y el mal, sus relaciones, su pugna, el conflicto viene a ser de la relación entre maestro y discípulo, y la rabia, por decirlo así, que siente el primero al ver cómo éste segundo le decepciona. Con todo lo que esto implica, porque estos personajes mueven a muchos otros, pueden mover nada menos, como sabemos, que sistemas políticos o militares, el Imperio, la República, la Nueva Orden… En el fondo es el bien y el mal, con el predominio de uno y otro, bajo distintas formas.

5. En la última película vemos cómo Rey se convierte en una poderosa Jedi, que es capaz de utilizar la Fuerza y luchar por devolver a Kylo Ren al bien y, al mismo tiempo, este le dice que sus padres eran chatarreros que la vendieron. ¿Quién crees que es ella? Aunque resulta imposible saberlo, ¿crees que Kylo Ren le dice la verdad acerca de sus padres?

-Es difícil saberlo sin estar en la cabeza de los guionistas de La guerra de las galaxias, aunque también ellos, pienso yo, siguen la lógica de la saga, el pasado de las películas y su historia, que también es la de los espectadores, sus gustos y preferencias. Puede que Kylo Ren mienta a Rey, al igual que el Emperador, o Darth Sidius, miente a Anakin recién convertido en Darth Vader al final del Episodio III cuando le dice que él ha matado a su mujer, Padme, terrible y crudelísima mentira de grandes consecuencias.

En efecto, es posible que Kylo Ren, mienta a Rey. Pero también es verdad que Rey puede venir de ninguna parte, en principio, como Anakin, y tener un origen sobrenatural, digamos. O puede formar parte de la familia Skywalker, ser incluso hermana del propio Kylo Ren, hija de Han Solo y Leia, o incluso hija de Luke… En fin, hay muchas posibilidades. No me gusta jugar a profeta, entre otras cosas porque esta historia se está escribiendo y yo no escribo los guiones (aunque admiro mucho a los que lo hacen).

6. Los últimos Jedi tiene un tono derrotista durante buena parte de la película. Parece que todo intento por mantener la libertad ha fracasado y que, a excepción de una pequeña resistencia, no hay nadie dispuesto a pelear por la libertad. ¿Por qué crees que la resistencia  no recibe ninguna ayuda?

-Es el bien contra el mal, como he repetido tanto. Tampoco a los rebeldes en la trilogía que rodó Lucas en los setenta y en los noventa les ayudaba nadie. El dominio, y el dominio del terror, del Imperio, lo controlaba todo. Así parece suceder en esta nueva trilogía con la Primera Orden. La Resistencia tiene pocos efectivos: “somos la chispa que encenderá el fuego que acabará con la Primera Orden”, dice Poe Dameron, o algo muy parecido. Seguramente hay muchos descontentos en la galaxia, pero no tienen fuerza para rebelarse y acabar con la Primera Orden. De ahí la importancia de ese “Despertar de la Fuerza”, que se escenifica en el Episodio VII. Ese “Despertar de la Fuerza” implica muy decisivamente a Rey, y con él a todo un movimiento de resistencia, de rebelión, que lucha por un futuro de libertad y que en estas películas lo ha encarnado la República.

7. ¿Qué representa la lucha entre Luke Skywalker y Kylo Ren? ¿Cómo se puede interpretar el final de esta película?

-Para empezar se trata de un nuevo enfrentamiento maestro y discípulo, lo que nos lleva a nuevos paralelismos en la saga, en este caso los duelos entre Obi-Wan y Anakin (Episodio III) o Darth Vader y Obi Wan (Episodio IV). Son enfrentamientos en los que se juega mucho: tras ellos se sabe quién ha ganado la partida, si el Bien o el Mal, los Jedi o los Sith, con todo lo que eso implica, que es muchísimo. También puede suceder que la sensación final pueda ser de tablas.

Tras “parar” a Kylo Ren y a la Primera Orden, Luke no muere, se desvanece, se va, digamos, para quedarse, como Yoda o como Obi Wan. Si el futuro de la saga es como el pasado, Luke estará presente todavía, aunque la acción física, por decirlo así, correrá a cargo de otros, especialmente de Rey, por lo que parece.

Luke sale de su retiro, como salió Obi Wan en el Episodio IV, para enfrentarse con su anterior pupilo –como hizo Obi Wan con Darth Vader, antiguo Anakin-. La decisión de Luke de implicarse en la lucha es determinante, y lo hace a distancia, desde su isla, muy lejos, con todo su poder Jedi, en una forma de meditación.

La Primera Orden ni descargando todo su poder bélico puede hacer nada contra un solo hombre, Luke, un caballero Jedi, porque en ese momento representa todo, la Fuerza, el Bien, el futuro, otro futuro. Luke destruyó con el disparo certero de su Ala X la Estrella de la Muerte en el Episodio IV. Aquí, de momento, consigue parar a Kylo-Ren y a la Primera Orden. Y con su actuación abre la puerta al siguiente acto de nuestra historia.

Entrivista a Eduardo Martínez Rico en "Españoles por la Historia"

Hoy os traemos esta estupenda entrevista a Eduardo Martínez Rico sobre su novela "Cid Campeador".



Podéis escuchar el programa completo aquí.

Recordad que podéis haceros con la novela en papel a través de nuestra web, o en Amazon en su edición digital (gratis en Kindle Unlimited).




domingo, 9 de abril de 2017

ENTREVISTA DE DAVID HERAS MARTÍNEZ A EDUARDO MARTÍNEZ RICO

Lunes, 3 de marzo de 2017


Mi sobrino David Heras Martínez, de nueve años, es un gran lector y me ha hecho una entrevista para el colegio. Quería compartirla con los lectores porque me parece muy interesante. Gracias a ella he podido plantearme aspectos de mi vocación literaria en los que no había profundizado antes. Le doy las gracias a David y le animo a que siga siendo tan amigo de los libros.

1. Qué estudiaste?


-Estudié Filología Hispánica. Cuando tuve que elegir una carrera yo ya sentía mi vocación literaria, quería ser escritor. Por eso elegí la carrera que creía que más me iba a ayudar a formarme en este sentido, una carrera en la que hubiera que leer y escribir mucho, que me diera una buena cultura. No me equivoqué. Mientras estudiaba mis asignaturas, mientras leía los libros que me mandaban los profesores, que eran muchos, y algunos más, yo escribía todos los días.


2. ¿Por qué  te gusta escribir?


-Creo que me gusta porque muy pronto, quizá cuando tenía unos cinco años, según mi madre, descubrí que disfrutaba mucho leyendo. Luego en el colegio descubrí también que me gustaba mucho escribir, que disfrutaba mucho escribiendo, y que se me daba bien. Cuando escribía me sentía muy a gusto, como una forma de flotar o de volar. Además, y creo que esto es importante, de niño yo era tartamudo, me costaba mucho expresarme, pero cuando escribía lo podía hacer con total libertad. Esa libertad la sigo notando al escribir.


3. ¿Cómo  te diste cuenta de que querías ser escritor?


-Ya dije que descubrí que me gustaba escribir pronto. Además, me gustaba presentarme, de vez en cuando, a los certámenes literarios del colegio. También me gustaba hacer las redacciones de clase, escribir algunos cuentos… Siempre me gustaron también las lecturas que me mandaban los profesores, a todas las edades. Ahora que lo pienso, fue importante estudiar, a los 17 o 18 años, a escritores contemporáneos, más cercanos a mí en el tiempo que los grandes clásicos. Ahí me di cuenta de que yo quería ser uno de ellos. Seguramente ahí descubrí mi vocación.


4. ¿Qué libros leías cuando eras pequeño?


-Me gustaban mucho, en general, los libros que me mandaban leer en clase, pero también leía muchos cómics. Era muy aficionado a Tintín; leí todos los álbumes y algunos varias veces. También me gustaban los Astérix, aparte de otros. Poco a poco, fui descubriendo a autores más “serios”, como Miguel Delibes, que me encantaba, y que conocí gracias a El camino, otra lectura del colegio, un libro que me emocionó. En esta línea debo decir que cuando ganó el Premio Nobel Cela yo tenía unos doce o trece años y me impactó mucho. También ese acontecimiento fue importante en mi vocación literaria. Me di cuenta de que un escritor podía ser una persona muy importante para los demás, para la sociedad, para su país. Desde luego lo era para mí.


5. ¿Cuántos libros has escrito?


-No sé cuántos he escrito, muchos, quizá veinte o más. Demasiados seguramente para la edad que tengo… He publicado hasta ahora once.


6. ¿Qué tipo de libros escribes?


-La gente dice que mis libros son muy variados. Tengo novela histórica, como mis libros sobre el Cid y sobre Fernando el Católico. Pero también tengo biografía, como Pedro J. Tinta en las venas. Libros de entrevistas, como mis libros sobre Umbral. De ensayo, como mi tesis doctoral, recién publicada. O un libro epistolar, como mis Cartas de un joven escritor a Don Quijote de la Mancha, que es un homenaje a mis queridos Cervantes y Don Quijote.


7. ¿Cuál es tu escritor favorito? ¿Por qué?


-Me resulta muy difícil decir quién es mi escritor favorito. Además, me resulta una especie de traición decidirme por uno y no por otros. Hay muchos, y maravillosos; además, en unas épocas me gustan más unos y en otras otros. Puedo decirte que siempre me encanta leer a Cervantes, a Borges, a García Márquez… pero también a muchos otros. Cuanto más leo más conozco y más me abro.


8. ¿Cuál es tu libro y personaje favorito? ¿Por qué?


-Ya he dicho que hay muchos escritores favoritos en mi caso, pero debo reconocer que hay uno y un personaje que me han acompañado toda la vida, desde muy niño, y son Cervantes y Don Quijote. Yo me recuerdo, muy pequeño, leyendo un libro de viñetas de Don Quijote, divirtiéndome muchísimo, y tomando a Don Quijote como un gran héroe, de ningún modo como un loco. Luego es un libro y un autor que he estudiado mucho, en el colegio y en la carrera, y de los que también he escrito bastante. Son muy profundos, aparte de divertidos. Don Quijote explica bien muchas cosas de nuestra cultura, de nuestra Historia, del carácter de los españoles, y también del mío propio, de mi vida y de mi personalidad. Por eso me gusta tanto. Y también porque, con su creador, Cervantes, lo siento como un gran amigo mío, un amigo “de toda la vida”, en realidad un compañero de vida.


9. ¿Qué libros te gusta leer?


-Muchos y muy variados. Ahora, desde hace años, me gusta mucho leer Historia, por dos razones, porque me gusta personalmente y para escribir mis novelas históricas. A los lectores les gusta mucho este género, pero para hacerlo bien hay que documentarse mucho, hay que esforzarse leyendo muchas obras históricas. Para mí es un esfuerzo, pero también un placer.


10. ¿Además de escribir a que otras cosas te dedicas?


-Fundamentalmente, en esta etapa de mi vida, a dar clases. Soy profesor de Lengua y de Literatura, que es un trabajo muy gratificante y muy relacionado con la escritura.


11. ¿Por qué  es importante leer?


-Leer es muy importante para muchas cosas. Leer te ayuda a comprender y disfrutar mejor la vida, el pasado de tu país, de tu civilización. Leer te da mucha cultura, que es un gran tesoro, aunque a veces no lo parezca, tal vez porque no se ve a simple vista, aunque se nota mucho, lo notan mucho los demás… y uno mismo también, porque se disfruta enormemente. Leer nos ayuda a comprender mejor lo que leemos y lo que escuchamos. Por supuesto, ayuda a hablar mejor y a escribir mejor, con un vocabulario más amplio, con construcciones sintácticas más perfectas... Y nos da contenidos de los que hablar, para ser más profundos. Leer nos ayuda en todos los campos de nuestra vida, nos hace más ricos, menos planos. Nos abre muchas puertas, en todos los sentidos. Pero hay que hacer más cosas que leer, por supuesto, y no las debemos descuidar.


12. ¿Qué libro me recomiendas?

-Seguro que tus profesores están más al día que yo de la literatura infantil que te puede gustar. A mí se me ocurre decirte que leas una buena edición para niños del Quijote de Cervantes. Que pruebes, que empieces a leerlo, y si te gusta que la leas. Para mí fue apasionante, como te dije, de muy pequeño. Pero en la lectura hay algo tal vez más importante que el libro que se lee, y es el lector. Las personas somos diferentes, y nos vamos formando con el tiempo. Estoy seguro de que tú harás muchas lecturas únicas y maravillosas por ser tú mismo, y hay que ir haciendo el camino de la lectura. Es fantástico ir descubriendo los libros, que no tienen que ser necesariamente joyas de la literatura, pero que a nosotros nos gustan porque queremos leerlos. En ese sentido creo que te pueden servir, y mucho, muchos libros, siempre que te digan algo especial a ti. De este modo yo leí muchos libros, libros por ejemplo que hoy no leería, pero que en su momento fueron importantes para mí. Sin embargo, y aparte del Quijote para niños, yo te recomiendo que te fíes de tus profesores de Lengua y de Literatura. A mí personalmente me ayudaron mucho los míos.







Puedes encontrar libros de Eduardo Martínez Rico en la web de la editorial.






domingo, 12 de marzo de 2017

Programa especial: Españoles por la historia

Desde la Cadena Ibérica nos llega este programa de Españoles por la historia, que se centra en el personaje del Cid. A partir del minuto 50 podréis disfrutar de una charla con nuestro autor de Cid Campeador, Eduardo Martínez Rico.



Podéis conseguir su libro en nuestra web por sólo 15,44 (envío gratis a la península) ¿A qué estás esperando?


martes, 3 de enero de 2017

LEIA / CARRIE FISHER EN EL ILLO TEMPORE





Trato de recuperar unos días después el impacto y la emoción que supuso para mí la muerte de Carrie Fisher, la que para tantos de nosotros será, para siempre, la Princesa Leia. No es la primera vez que siento muy cercana, muy mía, la muerte de alguien que no he conocido personalmente, pero al que, por ejemplo, he leído mucho o he visto, como en este caso, tanto en la pantalla. Me pasó, por ejemplo, hace años con el escritor Camilo José Cela.
La princesa Leia está en mi vida, en la de muchos que crecimos con ella, desde que se estrenó La guerra de las galaxias, luego Episodio IV, prácticamente cuando nací, hasta ahora, hasta el Episodio VII que pudo rodar perfectamente, e incluso, por lo que leo, el Episodio VIII, que llegó a completar.
De Carrie Fisher sé mucho menos que de la princesa Leia. Sé que no tuvo suerte en muchos aspectos, con el alcohol y las drogas, pero que fue escritora de éxito, y mucho antes que eso sufrió también un drama familiar, hija de famosos y famosa ella misma.
Pero sé sobre todo lo que he visto en La guerra de las galaxias, en su magnífica interpretación de la Princesa Leia, en cómo a mi modo de ver supo dar vida a una mujer moderna, muy de hoy, una mujer fuerte, independiente, pero al mismo tiempo muy amiga de sus amigos, enamorada de Han Solo y entregada a una causa, no sólo política, que encarna como nadie.
Leia representa la República, los rebeldes en las películas, es princesa, fue senadora, también llega a ser general, "la general", como aparece en el Episodio VII. Es guapa, pero no demasiado -a mí no me parece excesivamente guapa-, pero es valiente y tiene un carácter indomable. Sólo ella se atreve a enfrentarse a Darth Vader, en muchas ocasiones, y esto ya lo vemos desde el principio del Episodio IV, la primera película que vimos de La guerra de las galaxias.
No pudo imaginar que esa película, y la saga que vendría después, sería tan importante en el mundo y para el mundo, y que la convertiría en un icono para tanta gente. Para mí, más allá de eso, es una amiga a lo largo del tiempo, alguien que sólo puede suscitarme los mejores recuerdos y sensaciones. Pienso que algún día morirán otros actores maravillosos de La guerra de las galaxias, como lo haremos todos, pero que la saga siempre permanecerá eterna en su propio espacio, en su propio universo, que no es otro que el de nuestros sueños. George Lucas quería hacer un cuento de hadas para una generación que estaba creciendo sin ellos. Lo consiguió. Un cuento de hadas universal.
Ella fue la princesa que se enamora del pirata formando una pareja perfecta, la mujer batalladora, un pilar indestructible sobre el que construir una nueva galaxia. Parece que ha muerto, pero no lo ha hecho. Igual que los escritores nunca mueren, tampoco lo hacen los actores, fundidos en sus personajes, ya vueltos eternidad, porque viven, como quería Lucas, en nuestros cuentos de hadas modernos, ciertas películas, y éstas muy en especial, que son como sueños que ponemos en común con toda la comunidad -eso era un mito para Joseph Campbell-, sueños que tal vez también nos sueñan a nosotros.
La princesa Leia no nos abandonará jamás, y Carrie Fisher, por supuesto, tampoco. Las dos ya son heroínas para todos nosotros, amigas en el tiempo y en el espacio. Ellas viven ya siempre en el illo tempore de los grandes relatos.


Eduardo Martínez Rico

HOMENAJE A LEIA
FRAGMENTOS DE "LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. EL MITO RENOVADO"
CAPÍTULO "PERSONAJES DE UNA SAGA"
Eduardo Martínez Rico


La mujer en La guerra de las galaxias, y Padmé-Leia.


Estamos ante unas películas en cierto modo misóginas, y muchos han censurado esto a Lucas, pero si son misóginas sólo lo son cuantitativamente. Hay pocas mujeres con papeles relevante, bueno, en general podemos decir que hay pocas mujeres... muy pocas. Por supuesto el papel que desempeñan es fundamental.
Padmé es algo así como un cataclismo, en todos los sentidos, en la vida de Anakin; es la madre de Luke y Leia, y en buena medida gracias a ella tenemos segunda trilogía. Lo que me extraña es que, si Lucas tenía en mente al realizar la segunda trilogía la historia de la primera, no la hiciera aparecer más en esos episodios, su recuerdo, quiero decir. Todo está bien atado, pero en este caso, con respecto a Padmé, las ligaduras tienen mucho más que ver, todo que ver, con la primera trilogía.
Que ahora recuerde, sólo se habla de ella, en El retorno del Jedi, cuando Leia va al encuentro de Luke, por la noche, en el poblado ewok de Endor, para interesarse por él y preguntarle por qué está tan solo. Luke medita sobre lo que está ocurriendo, habla con su hermana; es una conversación muy importante y muy emocional: Luke le dice a Leia que Darth Vader es su padre, suyo, de Luke, pero también de ella... Al principio Leia le dice que no puede entender sus extraños poderes, como si el mundo en que se moviera Luke estuviera más allá de su capacidad, pero al final acaba reconociendo que siempre lo ha sabido.
“La Fuerza es muy intensa en mi familia; lo es en mi padre, lo es en mí, y lo es...” Luke le está sugiriendo que es su hermana, y Leia se da cuenta de ello muy rápido. Es un diálogo trascendental en la saga; como suele ocurrir en estas películas, hay pocas palabras pero de extraordinaria intensidad y profundidad. Pueden parecer superficiales pero eso sólo es un espejismo de su propia profundidad, y esto no se entendería en otros contextos, pero en las situaciones de La guerra de las galaxias está claro.
Lucas rodea siempre sus escenas de un halo misterioso, potenciado por lo que ha ocurrido antes y lo que ocurrirá después, mucho movimiento, tensión, batallas... tan fuerte que cuando vienen estas escenas de reposo, aunque escasas y breves, el espectador las hace suyas con facilidad. Las imágenes serenas en La guerra de las galaxias suelen conllevar las más graves revelaciones; la historia se mueve en gran parte en torno a estas revelaciones.
Luke y Leia, por la noche, en el poblado ewok. Tal vez sea la primera vez que les veamos juntos, solos, hablando con tanta seriedad; es un momento de alta comunicación e intimidad. Ahí, en esa ocasión, hablan de su madre; los dos saben pocas cosas de ella, pero Leia recuerda que era muy guapa, “pero triste...” Esto debe de ser algo que le han contado, porque como sabemos Padmé muere en el parto. Leia se emociona, su voz suena más suave y delicada que nunca... y es verdad que en el Episodio III el rostro de Padmé siempre es triste, tenso, lleno de agobio. Es el reflejo de Anakin, del camino que está realizando, y además es el espejo de la situación política que vive.
Esa frase sublime, que llegará más tarde, cuando el Canciller declara el Primer Imperio Galáctico, y a los Jedis perseguidos...,  y todos en el senado aplauden; Padmé exclama, con una cara que lo dice todo, con una seriedad y una impotencia que aquí se cubren de majestad y autoridad: “Así muere la libertad, con un estruendoso aplauso.”


Una comunicación maravillosa



Ya hemos señalado muchas veces las virtudes narrativas de Lucas, y en esas virtudes entra todo: lo puramente cinematográfico, el sonido, los efectos especiales, la forma de elegir y disponer el material narrativo, el uso de las palabras, la selección de las palabras mismas, el diseño de los personajes...
Uno de esos aciertos, pensamos ahora, ante este diálogo entre Luke y Leia que adquiere pleno sentido a la luz de la primera trilogía, es esto precisamente: cuando vemos la segunda trilogía, la primera se revaloriza; cuando vemos la primera, la segunda se revaloriza a su vez. Están separadas por más de veinte años, la tecnología es distinta, los actores también, incluso la forma que tiene Lucas de resolver muchos problemas... pero hay una comunicación maravillosa entre las dos, la una remite a  la otra, y no hay un orden específico en esa comunicación; todo se convierte en una sinfonía en la que todos los instrumentos se responden a sí mismos. El placer es grande cuando vamos avanzando por esta historia, y cuando la hemos visto entera, cuando atamos todos los cabos que están sueltos, que son muchos, unos más importantes que otros.
Y todo esto incluye también sus defectos, porque los defectos también son importantes, también colaboran.


En oposición a como opera la Naturaleza



Leia y Padmé se parecen mucho... se parecen tanto que está claro que Lucas ha querido construir el personaje de la madre a partir del de la hija. Es la manera más convincente, y quizá la única, de diseñar ese personaje y que resulte verosímil, pero hay que hacerlo bien, y Lucas lo ha hecho muy bien. Lo curioso es que nuestro creador ha operado de la manera inversa a como opera la Naturaleza: el hijo se hace a partir del padre y de la madre.
Algo parecido se podría decir de Anakin y Luke, aunque tal vez de forma no tan marcada; en algunas actuaciones de Leia, en algunos gestos, en la propia misión que tiene dentro de la Alianza, en muchas cosas... vemos después –que es “antes”- a Padmé. Lucas ha creado a la madre a partir de la hija.
Las dos son hermosas, no en vano soportan todo el elemento erótico de la saga. Padmé posee en el Episodio I una belleza adolescente muy fuerte, y esa belleza estalla en mujer en el Episodio II, el episodio romántico de la saga: “Es la primera película romántica de mi carrera”, dirá Lucas, aunque ya hemos visto que toda la serie puede calificarse, a su modo, de gran película romántica.
En el Episodio III, que es el más trágico de todos, el más hondo en muchos aspectos, la belleza de Padmé se vuelve sombría, como se hace sombrío el rostro y el carácter de Anakin, cada vez más, pero antes de esto hemos atravesado un largo proceso. Si Leia aparece medio desnuda al principio de El retorno del Jedi, prisionera de Jaba el Hutt, con un biquini dorado y metálico de reminiscencias orientales, Padmé, en el Episodio II llevará unos pantalones ceñidos a las caderas, y un jersey también ajustado que dejará ver su vientre, marcando exageradamente los pechos. Esto ha sido muy criticado, pero yo creo que esas críticas son infundadas; son mujeres, son heroínas, y son bellezas. Lucas no escoge a Natalie Portman y a Carrie Fisher así por así, las elige por muchas razones, entre ellas por ser hermosas, de una hermosura muy determinada.
Son bellezas suaves, pero su marcada personalidad las puede mostrar terribles si es preciso. Cuando el director cree que hay que acentuar esa belleza lo hace, y las escenas en que lo hace no están sujetas al azar. En este aspecto Padmé y Leia nos recuerdan a las heroínas de los cómics, heroínas por ellas mismas, no meras comparsas de los hombres.
Seguramente en todo esto pensaba el poeta y filólogo Luis Alberto de Cuenca (2001, 189) cuando escribió su emocionante homenaje a Leia:


Si sólo fuera porque a todas horas
Tu cerebro se funde con el mío;
Si sólo fuera porque mi vacío
Lo llenas con tus naves invasoras.


Si sólo fuera porque me enamoras
A golpe de sonámbulo extravío;
Si sólo fuera porque en ti confío,
Princesa de galácticas auroras.


Si sólo fuera porque tú me quieres
Y yo te quiero a ti, y en nada creo
Que no sea el amor con que me hieres...


Pero es que hay, además, esa mirada
Con que premian tus ojos mi deseo,
Y tu cuerpo de reina esclavizada.


La acción, la política, la diplomacia


Sí, mujeres guapas, eróticas, pero además son mujeres de acción, ambas, mujeres luchadoras... y políticas. Se les ve empuñar armas en todas las películas, y son mujeres inteligentes, valiosas, fiables; han dedicado su vida a una causa, una causa que ellas entienden que está por encima de cualquier cosa o cualquier ser.
El amor, esa otra gran aventura, se les cruza en su camino mientras están desempañando esa misión más amplia, aunque al final ya no se sabe qué es más importante, por lo menos en el caso de Padmé. Esos dos grandes bloques que continuamente se cruzan en La guerra de las galaxias, lo general y lo particular, lo político y lo íntimo, por citar algunos de sus nombres, muchas veces intercambian su preponderancia, luchan unos contra otros, y uno de ellos acaba condicionando al otro.
Toda una República galáctica verá cómo se resienten sus cimientos hasta caer por el amor entre un hombre y una mujer, Anakin y Padmé, dos personajes míticos, una Reina que luego será senadora -el sistema electivo y el reinado durante unos años rigen en Naboo-, y un caballero Jedi, una especie de guerrero místico que debería estar al margen de la mayoría de las pasiones de los hombres. Un hombre y una mujer.
Si algo enseña La guerra de las galaxias, y la Historia lo corrobora, con todo el poder y la influencia de la colectividad -en la saga también hay grandes esfuerzos colectivos-, es que un solo hombre, una mujer, o la unión de ambos, puede producir cambios sociales, políticos, económicos, religiosos... de incalculables consecuencias. Ciertas personas son cabezas de multitudes, movimientos globales, revoluciones.
Además estas mujeres, Padmé y Leia, están volcadas en lo social y lo político. Su destino es la lucha, el pueblo y el amor, y todo ello acaba fusionado, confundido y al final dilucidado; les encomiendan misiones importantes de orden diplomático. Leia realizará en la segunda trilogía funciones muy parecidas a las que realiza Padmé en la primera. Y son mujeres de carácter, un carácter que a menudo lo muestran con los hombres de los que se enamoran: Padmé con Anakin, a quien responde y arrebata su autoridad en el Episodio II, y Leia con Han Solo, un “pirata” que se convertirá en héroe, en la segunda trilogía. Durante algún tiempo las dos mantienen una especie de relación amor-odio con sus futuros novios o maridos.

El carácter de Leia, su fortaleza, se ve sobre todo en la manera que tiene de enfrentarse a Darth Vader; no siente hacia él ningún temor, o lo disimula muy bien, le mira a los ojos, le responde con valor y le pide explicaciones cuando asalta su nave diplomática en el Episodio IV: “Darth Vader, sólo tú podrías atreverte a asaltar una nave en misión diplomática.” También encara duramente al gobernador de la Estrella de la Muerte, Tarkin, en ese mismo episodio. En Padmé su planeta Naboo confía ciegamente y la hace, como ya sabemos, primero Reina y después senadora en Coruscant, al igual que Leia representará dicho cargo en la segunda trilogía.


Puedes comprar el libro de La Guerra de las Galaxias: el Mito Renovado en nuestra tienda